Colombia : los ganadores del Premio franco-alemán de Derechos Humanos “Antonio Nariño”.

El 12 de diciembre, el Premio de Derechos Humanos "Antonio Nariño" 2011 recayó en la Alianza Departamental de Mujeres del Putumayo "Tejedoras de Vida”.

Las embajadas de Francia y Alemania en Colombia acaban de entregar el segundo premio franco-alemán de Derechos Humanos, “Antonio Nariño” que lleva su nombre por el precursor de la independencia colombiana, primer traductor al español de la Declaración de los Derechos Humanos y el ciudadano de 1789.

El jurado recibió alrededor de veinte candidaturas, el cual estuvo compuesto por los embajadores de ambos países, el representante del Alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el padre Francisco de Roux, provincial de la orden de los Jesuitas y Ana Teresa Bernal, miembro de la Comisión nacional de Reparación y Reconciliación (CNRR).

El premio fue entregado a la Asociación Alianza de mujeres del Putumayo “Tejedoras de vida”, situada en el sur del país, en la frontera con Ecuador. El de Putumayo es uno de los departamentos más afectados por el conflicto armado y la violencia. A principios de los años 2000, varias mujeres decidieron unirse para hacer valer sus derechos y expresar su rechazo a la violencia, ya se deba esta al conflicto o en el interior de sus hogares mismos. A partir de 2003, el movimiento se fortaleció cuando estas mujeres decidieron manifestarse para protestar en contra del asesinato de una líder indígena. En 2005 se organizaron nuevas manifestaciones y la alianza decidió unificar el movimiento con el apoyo de organizaciones nacionales como son la ONG MINGA (ganadora del premio de los Derechos Humanos de la República francesa en 2002).

Al haber seleccionado a esta asociación, el jurado quiso dar mayor visibilidad al drama de las mujeres que son víctima del conflicto en Colombia.

El jurado también entregó tres menciones honoríficas:

- Una a la Asamblea de los Derechos Humanos de la Comuna de Medellín;
- Otra, a la Corporación Sembrar: nacida en 1998, esta fundación se dedica a la defensa y al respeto de las garantías fundamentales de la población rural.
- Otra más, a los centros educativos de la llamada “Pastoral Social” del sureste colombiano. La “Pastoral social”, Caritas Colombia, apoyada por la Iglesia, desarrolla numerosos proyectos para la paz y a favor de las personas más desvalidas.

Fuente : Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos de Francia (París, 19 de diciembre de 2011).

Última modificación: 29/12/2011

subir